Médicos acusados de negligencia acuden a la FGE

Los médicos Francisco González Martínez y Wilhelm Cerón Grajales, pediatra y cirujano, respectivamente, comparecieron ayer al mediodía ante la Fiscalía General del Estado, después de tres requerimientos de esa dependencia, para dar su versión sobre las acusaciones en su contra por la muerte de un niño por presunta negligencia médica ocurrida en el hospital Star Médica.

Las diligencias se llevaron al cabo en la Agencia Investigadora Segunda bajo el total hermetismo de las autoridades. “No puede cubrir el hecho”, dijo el titular de la Agencia al reportero de Grupo Megamedia.

El primero en comparecer fue el pediatra González Martínez, quien llegó en su camioneta Sienna con placas de Quintana Roo, junto con su abogada y un escolta.

Luego de escuchar la acusación en su contra hecha por los esposos Santiago Sosa Cerón y Verónica Ávila Rodríguez, padres de Fabrizio, de un año y ocho días, quien falleció el 19 de agosto pasado, el galeno asintió con la cabeza e indicó que se reservaba el derecho a declarar, de acuerdo con la ley.

En un momento de la diligencia y al ver la presencia de personal de Megamedia, el escolta le pidió al titular de la Agencia que el reportero fuera desalojado. El funcionario accedió a la petición y le dijo al periodista que no podía estar ahí ni tomar fotos.

El galeno salió de la agencia y fue abordado por el reportero, quien le preguntó sobre las acusaciones que pesan sobre él, según los padres del menor muerto.

¿Es verdad lo que se dice? Porque la sociedad lo está “linchando”, le dijo el periodista.

Asesorado por su abogada y custodiado por el escolta, el especialista apresuró el paso, todos abordaron la camioneta y se retiraron sin hacer ningún comentario.

Una hora más tarde se presentó el médico cirujano Cerón Grajales. Los abogados del médico utilizaron la misma estrategia, escucharon las acusaciones en su contra y luego se reservaron el derecho a declarar; tampoco emitieron ningún comentario sobre el caso.

En la Fiscalía se explicó que se seguirá con el debido proceso de la integración de la carpeta de investigación, llamarán a comparecer a otras personas y ambas partes aportarán datos de prueba necesarios. Después, con base en todas las evidencias recabadas, se valorará si existen los elementos para acreditar algún delito.

En la carpeta de investigación se anotó que los padres del niño señalan a los dos médicos como presuntos responsables de la muerte de su hijo debido a una negligencia médica.

Además de la denuncia penal, los especialistas también se enfrentan a una acusación por negligencia médica ante la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, organismo que ya inició las indagaciones. La investigación es paralela a la que realiza la Fiscalía.(DIARIO DE YUCATAN)