La otra tragedia del muro, de la que nadie habla: especies en peligro que desaparecerán

Ciudad de México, 3 de febrero (SinEmbargo).- El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría dar el “tiro de gracia” a especies en peligro de extinción como el jaguar, el lobo mexicano y el ocelote, ya que el muro que pretende construir, y que quiere que México pague, mermaría el libre tránsito de los animales entre ambas naciones e impactaría los ecosistemas.

“Un muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos es un proyecto que perpetuará el sufrimiento humano, dañará a las comunidades fronterizas y detendrá el movimiento transfronterizo de jaguares, ocelotes, lobos y otras especies en peligro de extinción”, señaló el Centro para la Diversidad Biológica.

Alejandro Olivera, representante del Centro en México, criticó que la construcción del muro es un “retroceso” y es “innecesario”, toda vez que afectaría el libre tránsito de especies animales que se encuentran en peligro de desaparecer, así como la conservación de ecosistemas.

Olivera subrayó que dicha barrera generaría mayores conflictos entre las naciones e incrementaría las violaciones a los derechos humanos de los migrantes: habrían más familias separadas y más abusos policiales debido al refuerzo y aumento de la seguridad, consideró.

“Es totalmente innecesario, un muro no soluciona nada. Es una amenaza justo para los ecosistemas y para las especies que estamos compartiendo entre ambas naciones. El muro no sólo divide países y gente, sino a las especies que necesitan esta zona para transitar, los animales no tienen pasaporte y se estaría dividiendo su hábitat natural”, recalcó.

Kierán Suckling, director ejecutivo del Centro, dijo: “Ya sabemos que los muros no impiden que la gente cruce la frontera, pero el plan de Trump acabaría con cualquier posibilidad de recuperación de los jaguares, ocelotes y lobos en peligro de extinción en la región fronteriza”.

El ocelote, el lobo mexicano y el jaguar están en riesgo y el muro de Trump podría empeorar su situación. En México, las tres especies se encuentran en la NOM-059-SEMARNAT-2010, dentro de la categoría “P”, que significa en peligro de extinción.

“Son especies que transitan en ambos lados de la frontera y en el caso del jaguar y del lobo mexicano, las poblaciones son originarias de México y migran hacia el norte, por lo que cualquier muro, cualquier barrera física estaría dividiendo a éstas especies al impedir su libre tránsito”, remarcó Olivera.

Hace tres décadas que está prohibido cazar jaguares en el país. Además, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) incluye ésta especie en su Lista Roja. El jaguar también está presente en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), donde se restringe cualquier forma de comercio internacional del animal o sus partes.

La CITES es un acuerdo internacional concertado entre los gobiernos de más de 180 países. Según su página oficial, el objetivo principal del acuerdo es velar porque el comercio internacional de animales y plantas silvestres no constituya una amenaza para su supervivencia.

MÉXICO DEBE BUSCAR SANCIONES PARA EU

Alejandro Olivera reconoció que Estados Unidos cuenta con “la soberanía para hacer un muro en su territorio”. Sin embargo, enfatizó que el Gobierno de México debe oponerse y actuar mediante organismos internacionales, por ejemplo, con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o la a Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a fin de demandar el libre tránsito de las especies y lograr que el país vecino sea sancionado.

El representante del Centro para la Diversidad Biológica recomendó que el Gobierno de Enrique Peña Nieto acuda a la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA), un organismo trilateral, para buscar que con el apoyo de Canadá se sancione a Estados Unidos “por impedir el tráfico de especies transfronterizas y por estar incumpliendo con tratados internacionales como el CITES, ya que estarían poniendo en riesgo a especies enlistadas en el convenio consideradas en peligro de extinción”.

“El Gobierno de Trump debe considerar no construir ese muro y no gastar, pero en caso de que llegara a hacerlo, debe buscar que sea permeable y se permita el libre tránsito de especies. Mucho menos se debería estar buscando que México financie ésta estructura. Nuestro país debe intentar por varias vías impedir esta construcción”, dijo.

Finalmente, Olivera hizo un llamado a la sociedad de ambas naciones: “Les queda oponerse a la construcción del muro a como dé lugar porque es una medida en retroceso. Los muros sólo generan mayores conflictos entre naciones”.