Desfalcos en la empresa de Jerry Barceló, el móvil de su Asesinato

La Fiscalía General de Tabasco dio a conocer ayer la detención de dos de los cuatro presuntos autores del crimen del empresario yucateco Jerry Raymundo Barceló Cazola, ocurrido hace 17 días en Villahermosa, Tabasco.

El fiscal tabasqueño, Fernando Valenzuela Pernas, indicó durante una rueda de prensa que se transmitió en vivo por medio de las redes sociales de la dependencia, que el móvil del homicidio cometido el viernes 1 de este mes fue por un desfalco en la empresa Alarmas 911, propiedad de Barceló Cazola.

No se dijo la cantidad del fraude.

El asesino intelectual, presuntamente brazo derecho financiero del hombre de negocios meridano, es una mujer identificada como Nury N., quien era de la total confianza del ahora occiso, amigos cercanos y su asistente personal.

La presunta autora intelectual del homicidio fue una de las personas que más se mostraban consternadas durante el entierro de Barceló Cazola, en el panteón Jardines del Recuerdo de esta ciudad, el domingo 3.

El otro detenido fue identificado como Agustín N., quien fungió como conductor de una camioneta Venture café, cuya función y la de su copiloto fue la de seguir los movimientos de su víctima, es decir, vigilar y acompañar al autor material, que se transportó en una moto.

El autor material aún sigue prófugo de la justicia.

Sin embargo, el fiscal Valenzuela Pernas aseveró que está plenamente identificado, al igual que el acompañante del guiador de la camioneta, y en los próximos días se incluirá en el catálogo de recompensas para aprehenderlos lo más pronto posible.

En la conferencia informativa, el funcionario detalló cronológicamente, con la ayuda de las imágenes captadas por las cámaras de seguridad en las calles y avenidas de la capital tabasqueña, la forma en que tres de los cuatro presuntos implicados en la ejecución siguieron a su víctima de su casa a sus oficinas y posteriormente a las calles donde acabaron con su vida.

Se presentó parte del material de las grabaciones donde se descubrió que además de la motocicleta se utilizó una camioneta café tipo Venture. Los vehículos estuvieron merodeando en principio el domicilio de su víctima, luego cuando salió del predio rumbo a su centro de trabajo.

Lo siguieron de manera discreta. Después, cuando aguardaron alrededor de tres horas a las afueras de la oficina del empresario, y al salir lo siguieron hasta que el motociclista le dio alcance y lo ejecutó en las calles Plutarco Elías Calles y Gregorio Méndez de Villahermosa.

Tras la ejecución ambos vehículos siguieron la misma vía de escape, la cual se pudo establecer por medio de las grabaciones de las cámaras de seguridad. Los mismos vídeos arrojaron indicios de la identidad de los participantes del sonado homicidio.

No se ahondó en la manera como se planeó la ejecución, ni dónde se acordó el crimen, ni cuánto fue lo que se pagó al presunto sicario.

El fiscal también destacó que fueron 16 días de labores de investigación en la que participaron diferentes instancias de seguridad.

Se analizaron cinco líneas de investigación, de las cuales cuatro fueron descartadas después de un profundo análisis e indagaciones.

La primera línea que se abordó fue la investigación financiera. Se analizaron las 14 empresas en las que participó Barceló Cazola, de 2002 a la fecha en Mérida, Villahermosa y Coatzacoalcos. No se hallaron evidencias y se descartó.

La segunda posible causa fue crimen pasional. También se indagó la vida privada y social del empresario yucateco y al no encontrar indicios también se desechó. La tercera línea que la Fiscalía General de Tabasco exploró fue alguna implicación de la delincuencia organizada. Ese móvil de una posible ejecución por ese hecho se descartó luego de los trabajos de inteligencia de las policías estatal y federal.

La cuarta probable vía fue la del secuestro, que Grupo Megamedia dio a conocer como una de las líneas de investigación para esclarecer el asesinato de Jerry Barceló. Se descartó porque no hubo alguna relación.

Finalmente, la quinta, el desvío de recursos de la empresa Alarmas 911 del hoy acciso, fue donde, de acuerdo con el fiscal tabasqueño, se hallaron suficientes evidencias, sólidas, para confirmar que esa fue la causa del homicidio del empresario yucateco.

Valenzuela Pernas subrayó que las pruebas inculparon a la principal asistente de Barceló Cazola, identificada como Nury N., como la responsable “de la acción financiera de uno de sus colaboradores” y lo calificó como “de alto grado de traición a la lealtad de su patrón”.

El funcionario abundó que al analizar las cuentas de la empresa Alarmas 911 se encontraron indicios del desfalco, el cual conforme se ahondó en la investigación se reforzó la hipótesis del crimen de Jerry Barceló.

Las cámara de grabaciones de predios particulares, negocios y de la propia policía tabasqueña fueron piezas clave para el esclarecimiento del homicidio, que cimbró a los estados de Tabasco y Yucatán.

“Analizamos más de 1,200 hora de vídeo”, dijo en un momento de la transmisión el fiscal. El funcionario estatal indicó que fue una labor coordinada entre las diferentes instancias encargadas de la seguridad de Tabasco.

Valenzuela Pernas, al concluir, dijo que independientemente del trabajo que se realizó, que terminó con el esclarecimiento del hecho, hay que trabajar más en la recomposición del tejido social de la sociedad tabasqueña.
(DIARIO DE YUCATAN)